Lea Psalms 78

En la lectura de hoy:

El juicio del Señor contra la desobediencia; la oración contra los enemigos; la oración para recibir la misericordia y la restauración

Esto nos recuerda del horrible pesar que sintieron los israelitas después de la destrucción del templo y de su nación. El pueblo de Efraín (Israel) « . . . no guardaron el pacto de Dios, ni quisieron andar en Su Ley» (Salmo 78:10; Amós 2:4). El salmista otra vez nos recuerda de los inevitables resultados del pecado: «Oh Dios, vinieron las naciones a Tu heredad; han profanado Tu santo templo; redujeron a Jerusalén a escombros . . . » (Salmo 79:1-4).

Dios había escogido a Israel para dar testimonio al mundo de Su gracia, mostrando cómo Él bendeciría a todos los que le honraran a Él y a Su Palabra; pero como nación Israel falló miserablemente. El fiel remanente clamó: «No recuerdes contra nosotros las iniquidades de nuestros antepasados; vengan pronto Tus misericordias a encontrarnos, porque estamos muy abatidos. Ayúdanos, oh Dios de nuestra salvación, por la gloria de Tu nombre; y líbranos, y perdona nuestros pecados por amor de Tu nombre» (79:8-9).

La sangre de animales sólo podía expiar (cubrir) temporariamente por los pecados hasta que Jesús, el perfecto Cordero de Dios, sacrificara la propia sangre de Su vida por los pecados del mundo. Cuando Juan el Bautista vio

« . . . a Jesús que venía a él . . . dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo» (Juan 1:29). Con la muerte de Jesús, todos los sacrificios por los pecados del Antiguo Testamento, los cuales anteriormente eran sólo para cubrir, ahora son substituidos por Su sangre impecable. Por esa razón: «Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad» (I de Juan 1:9). El sacrificio de Cristo en la cruz hizo posible que tantos los judíos como los gentiles, quienes se arrepienten y aceptan a Jesús como su Salvador, son perdonados de sus pecados (Gálatas 3:27-28). Los sacrificios y las fiestas de Israel eran símbolos y sombras de todo lo que iba a ser cumplido por Jesús el Mesías. Él fue el Único que cumplió perfectamente su significado profético.

De este modo, Dios destruyó para siempre el viejo sistema de sacrificios por los pecados que estaba bajo la Ley y ahora proclama: «Así que, por eso (Jesucristo) es Mediador de un nuevo pacto, para que interviniendo muerte para la remisión de las transgresiones que había bajo el primer pacto, los llamados reciban la promesa de la herencia eterna» (Hebreos 9:15).

Pensamiento para hoy:

El verdadero éxito en la vida está en vivir en conformidad a la Palabra de Dios — y nunca porque nuestros planes están bien acomodados.

Lectura opcional:

II de Tesalonicenses 2

Versículo de la semana para aprender de memoria:

Salmos 34:1