Enero 11/12

Una vida devota en tiempo de impiedad

Tito 1.1-16

Los fundadores de esta nación crearon un sistema de gobierno basado en principios bíblicos. Pero, poco a poco, hemos cambiado de ser “una nación bajo Dios” a un grupo de personas que ya no quieren que Él se involucre.

Lamentablemente, nos hemos convertido en una nación impía: muchos son impulsados por el materialismo y el poder; la inmoralidad y la desobediencia predominan; la vana filosofía y la falsa doctrina son aceptadas ampliamente.

Sin embargo, aun en una sociedad incrédula, las personas pueden, como individuos, seguir a Cristo. Pero el mundo seguirá propagando sus malas enseñanzas, y por eso los cristianos debemos tener la capacidad de discernir. De lo contrario, los mensajes erróneos pueden llevarnos a comprometer nuestras convicciones. No deje que el clamor del mundo haga menos audible la voz del Espíritu. Sin su guía, nuestras mentes se vuelven vulnerables a las mentiras.

La Palabra de Dios es una brújula que nos mantiene en la dirección correcta, aun en medio de los mensajes falsos a nuestro alrededor. Necesitamos estar siempre llenos de la verdad, leyendo, creyendo, meditando y aplicando las Sagradas Escrituras. La Biblia nos dice también que debemos “orar sin cesar” (1 Ts 5.17). Si nuestra mente está centrada en Él, las creencias impías no podrán echar raíces.

Seguiremos enfrentando dificultades mientras vivamos en este mundo imperfecto que es incapaz de satisfacer nuestros anhelos verdaderos. Pero la verdad de Dios nos dará confianza y arrojo, y su Espíritu nos dirigirá y fortalecerá, permitiéndonos vivir triunfalmente.

www.encontacto.org  - www.encontacto.org/meditaciondiaria  -  www.encontacto.org/archivodevocional