Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Susurros Nocturnos

Susurros Nocturnos - 18 de Mayo, 2016

  • 2016 May 18
  • COMMENTS

May 18 Una hamburguesa triple sin papas fritas

VER

Marcos 8:23,24 

Él tomó de la mano al ciego y lo sacó fuera del pueblo. Después de escupirle en los ojos y de poner las manos sobre él, le preguntó: ‘¿Puedes ver ahora?’ El hombre alzó los ojos y dijo: ‘Veo gente; parecen árboles que caminan.’

Una hamburguesa triple sin papas fritas

Betsaida ya no era digna de ver las maravillosas obras de Dios, por lo que Jesús alza su voz y les dice, “¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti, Betsaida! Si se hubieran hecho en Tiro y en Sidón los milagros que se hicieron en medio de ustedes, ya hace tiempo que se habrían arrepentido con cilicio y ceniza” Mateo 11:21. Entonces Jesús toma al ciego de la mano y lo saca de la aldea de Betsaida para realizar este poderoso milagro. La incredulidad siempre nos hace perdernos el milagro. Recuerda eso.

Quizás los ojos del ciego estaban viscosos y sus párpados pegados. Jesús escupió en sus ojos, dejando que Su saliva se filtrara a través de los párpados cerrados y no solamente para hacer menos dolorosa la apertura los pegados párpados, sino también para extraer un poco de fe del corazón del pobre hombre. Jesús siempre nos ayuda con la fe que necesitamos. Para este ciego en particular, la realización del milagro cambió la limitación y la oscuridad en espacio y luz. Entonces Jesús le pide un testimonio y le pregunta “¿Cómo me ves?” “¿Cómo estás tú?” y recibe la respuesta más inusual. “Veo los hombres como árboles, pero veo que andan”

Las personas que han estado ciegas por algún tiempo, ya no viven en un ambiente espacio-tiempo, hablando desde el punto de vista sensorial. Han vivido por tanto tiempo solamente en un ambiente de tiempo que cuando recuperan la vista todavía siguen confundidos espacialmente. Russell Grigg de la organización “Respuestas en Génesis” dice: “Ellos han estado acostumbrados hasta ahora a un mundo al cual pueden acceder solamente por el tacto, el oído, el gusto y el olfato, por lo que tienden a sorprenderse por la apariencia la cual, al ser óptica, no tiene correlación con sus otros sentidos”. ¿Lo ven? (bueno espero que sí vean) que cuando una persona puede percibir los elementos básicos de un objeto o experiencia familiar pero no los puede reconocer, este fenómeno es clasificado por los médicos como una enfermedad clínica llamada agnosia. Esta enfermedad lleva tiempo para corregirla ya que a menudo se necesita desarrollar nuevas vías en la corteza visual del cerebro.

Amigos, ¡este hombre había recibido la visión! En la primera parte del milagro, los órganos de los ojos ya estaban funcionando correctamente pero el problema ahora estaba en su cerebro. ¿Ven eso? Ahora vean lo que hace el Maestro. En otro instante, Jesús hace otros dos milagros que incluían un cambio radical tanto en el funcionamiento neurológico como en el psicológico, un cambio en "los hábitos perceptuales y en las estrategias de toda una vida". ¡Es asombroso! ¿Pueden ver esto mis amigos? Los entretejidos y entrecruzados delicados tejidos de los hombres, así como el espacio y el tiempo, nunca han sido un problema para Jesús. ¡El ciego es sanado de sus ojos, de su cerebro y de su alma! ¡Tres milagros por el precio de uno! Sí señor, no hay mentiras, pues aquí se encuentra la hamburguesa triple sin las papas fritas saladas.

¿Te has preguntado alguna vez cómo Dios puede restaurar esos años ciegos de tu vida, que la langosta ha consumido? Bien, en nuestro texto, aquí mismo, ahora mismo, puedes ver claramente cómo El lo hace. ¡Milagrosamente! Cuando un cristiano te escupe la cara eso puede romperte el corazón y herir tu espíritu, pero cuando Dios agarra tu cabeza y te escupe en los ojos, mi amigo, te animo a que te alegres en vez de ofenderte, especialmente si le escuchas decirte “oye, ¿cómo me ves? y ¿Cómo estás tú? Porque nada es imposible para Dios.

Reflexiona: “Entonces le puso de nuevo las manos sobre los ojos, y el ciego fue curado: recobró la vista y comenzó a ver todo con claridad.” Marcos 8:25

Ora: Señor, convierte el agua en vino. Señor, llévame a la otra orilla en un instante.Señor, restaura los años que la langosta se comió. Amén.

Archives

Follow Crosswalk.com