Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Devocional para Parejas

Acechando - Devocional para Parejas - La semana del 8 de Mayo

  • 2017 May 08
  • COMMENTS

Acechando

¿Quién morará en tu santo monte?  El que anda en integridad… y habla verdad en su corazón.

Salmo 15:1-2

Al tratar con nuestros niños chicos, a veces nos olvidamos del obstáculo verdadero: la naturaleza de engaño que reside en el corazón de los niños.

Es curioso que cuando Dios identifica siete cosas que Él realmente odia (Proverbios 6:16-19), dos de las siete tienen que ver con el engaño: “la lengua mentirosa” (versículo 17) y “el testigo falso que habla mentiras” (versículo 19). El engaño parece caer en dos grandes categorías:

1.  Mentiras. Cada uno de nuestros niños nos ha mentido. Muchas veces. ¡A veces han mentido acerca de su mentir! Cuando los niños se ven tentados de manipular la verdad y son atrapados, deben ser disciplinados. No importa cuánta protesta o defensa propia presenten, finalmente tienen que admitir su culpa y recibir la justa disciplina por haber engañado. Para nosotros, esto significaba automáticamente unas nalgadas mientras los niños eran menores de 8 o 9 años. Los niños mayores fueron castigados a quedarse en casa.

2.  Astucia habitual. El encubrimiento turbio y constante de la verdad puede causar agotamiento y una sensación de desesperanza en los padres. Miras a los dulces ojos de tu pequeño y ves las dotes de un apostador profesional. Una manera de llegar a este niño es compartir las circunstancias de tu propia vida en las que caíste en una trampa de engaño. Habla sobre las consecuencias que sufriste como resultado. Ayuda a tu niño a ver que todos son capaces de cometer este pecado, incluso tú. Pero nadie puede escapar de los daños que causa. Tendrás que ayudar al niño a experimentar el pleno dolor de sus mentiras. No los minimices las consecuencias naturales de haber engañado.

El engaño es una reacción natural que comienza temprano en la vida. Tienes que estar listo para eso con tus niños. Entrénalos con una amplia dosis de la Palabra de Dios y recuérdales con quién están tratando a fin de cuentas.


Archives