Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Devocional para Parejas

Nunca es Demasiado Tarde - Devocional para Parejas - La semana del 16 de Mayo

  • 2016 May 16
  • COMMENTS

Nunca es Demasiado Tarde

"Él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres. Malaquías 4:6"

Siempre estoy apenado cuando oigo hablar de los papás que están demasiado ocupados o ensimismados para invertirse a sí mismos en sus hijos. Esta falta de atención a menudo produce una herida en un niño que rara vez se cura bien. Pero cuando se cura, usted puede estar seguro de que Dios lo ha hecho.

Un oyente de radio me escribió no hace mucho tiempo con una historia como esta, y me llegó al corazón. Él habló del primer día completo que se acordó pasar con su padre. Eso no ocurrió hasta que el chico tenía 21 años y estaba legalmente autorizado para ir al bar donde su padre pasó gran parte de su tiempo.

Pero este encuentro se convirtió en un inicio. Y a pesar de que su padre se disculpó por "no estar ahí", el joven nunca escuchó las palabras que todos los niños se mueren por escuchar: "te amo" y "estoy orgulloso de ti."

El padre murió cuando su hijo tenía 25 años, y la pérdida lo envió a su propia pelea con el alcoholismo. Eso lo llevó a muchos años de lucha y su eventual recuperación - incluyendo un encuentro con Jesucristo que cambió su vida.

Luego, un día estaba escuchando nuestra transmisión en FamilyLife Today sobre el dolor de las heridas del pasado y el poder sanador del perdón. "Por primera vez en la historia", escribió, "sentí el dolor de mi padre, y mi corazón se llenó de compasión." Empezó a hablar con su padre como si estuvieran en la misma habitación. Y con cada frase, las lágrimas fluían. El alivio llegó. Toda la rabia y la angustia reprimida se derritieron.

Él estuvo completo. Él fue libre.

El curar así puede tomar muchos años, como lo hizo este hombre. Pero nunca dejes de creer que Dios puede arreglar su corazón, no importa qué tan profundo sea el dolor o el miedo que usted tenga en correr el riesgo de abrir la herida de nuevo.

Archives

Follow Crosswalk.com