;

Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 13 de Diciembre, 2017

  • 2017 Dec 13
  • COMMENTS
  

María se quedó con Elisabet como tres meses, y después volvió a su casa. (Lucas 1:56)

UN LUGAR DE DESCANSO

Tres meses de paz. Cuando Dios alentó a María a que fuera a visitar a su prima Elisabet, quien también estaba embarazada, le estaba dando un regalo celestial. Durante tres meses no tendría que lidiar con las reacciones de su familia o de José. Al contrario, estaría con dos personas que creían por completo su historia—dos personas que, en vez de dudar o temer o incluso enojarse, se alegraron con ella.

Esos tres meses le permitirían a María superar los malestares de comienzos del embarazo: las náuseas, las fluctuaciones hormonales y los cambios emocionales bruscos. Elisabet la podría ayudar y aconsejar y María, a cambio, podría ayudar con la cocina, la limpieza y las compras que a Elisabet se le iban a hacer pesadas hacia el final de su embarazo. Las dos se ayudarían mutuamente en amor.

Lo mejor de todo: esos tres meses iban a servirle a María para aceptar la maravilla que Dios estaba haciendo a través de ella. Tendría tiempo para pensar en todas las tremendas promesas que el ángel le había hecho, en todo lo que había aprendido acerca del Mesías prometido por Dios y en cómo habría de salvar a su pueblo. Todo eso habría de darle fuerzas para que, cuando llegara el tiempo, pudiera regresar y enfrentar a sus padres y a José, confiando en que Dios se encargaría de todo.

A nosotros Dios también nos ofrece momentos de paz y de consuelo. A veces son cortos—sólo unos minutos en el trabajo, o mientras los niños descansan. Pero cuando llegan, son un regalo de ese Dios que nos ama tanto, que vino al mundo a través del cuerpo de una joven embarazada cansada que necesitaba paz.

Jesús, el Príncipe de Paz, conoce nuestras necesidades y provee para ellas ahora y para siempre. Él ha ganado la verdadera paz para nosotros a través de su muerte y resurrección. Cuando lo necesitamos, podemos pedirle que nos ayude dándonos descanso.

ORACIÓN:Jesús, nuestro Príncipe de Paz, danos el descanso y la paz que tanto necesitamos. Amén.

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 



Archives

Follow Crosswalk.com