;

Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Alimento Diario

Alimento Diario - 17 de Marzo, 2018

  • 2018 Mar 17
  • COMMENTS
  

Marzo 17

Leer Juan 19:1-5

SIN REMORDIMIENTOS

Entonces Pilato tomó a Jesús y lo azotó. (Juan 19:1)

“Entonces Pilato tomó a Jesús y lo azotó.” Una frase bien corta para un castigo tan terrible. Los azotes romanos no eran broma. A la víctima se la desnudaba y ataba de cara a un pilar para prevenir que saliera corriendo o que se desplomara, y dos soldados experimentados se encargaban de dar los latigazos. ¿Cuántos? Entre los romanos la orden era de “no matar al prisionero antes que llegara a la cruz”.

Tal era el sufrimiento. Y tal fue el coraje que llevó a Jesús a través de semejante experiencia que a nosotros nos duele de sólo pensarlo. Tal es su amor: que Jesús hace todo eso para rescatarnos de los poderes de la oscuridad para hacernos suyos. ¿Cómo logró hacerlo?

El autor de Hebreos nos da una idea cuando nos dice: “… corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante. Fijemos la mirada en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo que le esperaba sufrió la cruz y menospreció el oprobio, y se sentó a la derecha del trono de Dios” (Hebreos 12:1b-2, énfasis agregado).

Jesús nos tuvo en mente a ti y a mí. Ese “gozo que le esperaba” somos tú, yo y todos aquellos que por fe en él son llamados hijos de Dios. La noche anterior a su muerte, Jesús oró a su Padre diciendo: “He manifestado tu nombre a aquellos que del mundo me diste; tuyos eran, y tú me los diste, y han obedecido tu palabra… son tuyos. Y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo es mío; y he sido glorificado en ellos” (Juan 17:6, 9b-10).

Así es como Isaías describe el resultado de la obra de Jesús: “Verá el fruto de su propia aflicción, y se dará por satisfecho. Mi siervo justo justificará a muchos por medio de su conocimiento, y él mismo llevará las iniquidades de ellos” (Isaías 53:11). Tú eres la razón por la cual Jesús creyó que valió la pena. Y no tiene ningún remordimiento.

Oración: Señor Jesús, sé siempre mi motivo de gozo, mantenme a tu lado y haz que a través de mi testimonio muchos más lleguen a la fe en ti. Amén.

CRISTO PARA TODAS LAS NACIONES 
660 Mason Ridge Center Dr. 
St. Louis, MO 63021 
1-800-972-5442 
camino@lhm.org 
www.paraelcamino.com 



Archives

Follow Crosswalk.com