Intersection of Life and Faith

<< El Camino Bíblico

El Camino Bíblico - 17 de Sepa

  • 2011 Sep 17


Lea Daniel 7

En la lectura de hoy:

La visión de las bestias que vio Daniel; la visión del carnero y del macho cabrío; la oración de Daniel por su pueblo; la visión de las 70 semanas

Toda la grandeza del sueño de Nabucodonosor es después visto por Daniel como una ambición personal y un poder salvage del rey. «Daniel dijo: Miraba yo en mi visión de noche, y he aquí que los cuatro vientos del cielo (las fuerzas políticas y sociales) combatían en el gran mar» (Daniel 7:2). Los «cuatro vientos del cielo» representan las fuerzas de las ambiciones personales y la avaricia que vinieron a estar en desafío delante de Dios y Sus elegidos. El «gran mar» es la humanidad caída con su competición feroz, e ilustra la instabilidad de las personas sin Dios. «Y cuatro bestias grandes (naciones del mundo), diferentes la una de la otra, subían del mar (en orden)» (7:3). Ellas corresponden a los reinos de Babilonia, Medopersia, Grecia, y Roma. «La primera (bestia) era como león, y tenía alas de águila» (7:4). Como la cabeza de la gran imagen era de oro, así también el león representa el rey de los animales. «Y he aquí otra segunda bestia, semejante a un oso» (7:5), que representa el imperio de Medopersia, el cual vino después y conquistó a Babilonia.

La tercera bestia, «(era) semejante a un leopardo, con cuatro alas de ave en sus espaldas», representa el imperio de Grecia. «Los cuatro vientos del cielo» ilustran la velocidad con la cual Alejandro Magno conquistó el mundo antiguo. « . . . (Tenía) también esta bestia cuatro cabezas; y le fue dado dominio» (representan los cuatro oficiales de Alejandro que dividieron su reino después de su muerte) (7:6).

La cuarta bestia . . . «era muy diferente de todas . . . y tenía diez cuernos». Esta bestia final era « . . . espantosa y terrible y en gran manera fuerte, la cual tenía unos dientes grandes de hierro; devoraba y desmenuzaba, y las sobras hollaba con sus pies» (7:7). Esto revela una expansión muy cruel. «(Los) diez cuernos significan que de aquel reino se levantarán diez reyes» (7:24), y corresponden a «los (diez) dedos de los pies» de la gigantesca estatua de Nabucodonosor, y representa la confederación de diez poderes mundiales que aún reinarán sobre la tierra.

Los diez cuernos (7:24) corresponden a los diez dedos de los pies de la gran imagen de Nabucodonosor y representan una confederación futura de diez reinos. Daniel declaró: «Mientras yo contemplaba los cuernos, he aquí que otro cuerno pequeño . . . este cuerno tenía ojos como de hombre, y una boca que hablaba grandes cosas» (7:8,23). Este cuerno pequeño representa al anticristo quien « . . . hablará palabras contra el Altísimo, y a los santos del Altísimo quebrantará» (7:25).

El anticristo destruirá todo lo que se pone en su camino para poder llegar a su meta del dominio mundial (I de Juan 2:18-22;4:3; II de Juan 1:7). Sin embargo, en medio de una extremada persecución, la Piedra (Jesucristo) quebrantará en pedazos la imagen gigante (todos los gobiernos mundiales). Todos los creyentes esperamos juntos con el apóstol Pablo: «cuando venga (Jesucristo) en aquel día para ser glorificado en Sus santos y ser admirado en todos los que creyeron» (II de Tesalonicenses 1:10).

Pensamiento para hoy:

La satisfacción viene cuando vivimos para Jesús.

Lectura opcional: Apocalipsis 22

Versículo de la semana para aprender de memoria:

Juan 1:11



More El Camino Bíblico Articles

Follow Crosswalk.com