<< Devocional para Parejas

Devocional para Pareja - La semana del 14 de Octubre

  • 2013 Oct 14

Se Desbordó

Todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse, porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios. Santiago 1:19-20

Creo que la ira es una de las emociones más peligrosas y menos habladas. La ira puede destruir matrimonios. Puede devastar familias. Puede aplastar a los jóvenes que crecen en hogares donde son tratados sin respeto y con desprecio.

Hay muchas personas que aparentemente nunca tienen un problema de temperamento en público, pero son mucho más volátiles de lo que jamás podría imaginar en sus propios hogares y con sus familiares.

Un amigo mío, Dan Allender, es un hombre que ha ayudado a muchas personas a resolver profundas cuestiones de valor, perdón y abuso, a través de sus sabios consejos, escritos y discursos. Él es de verdad un hombre bueno y piadoso. Pero él sería el primero en decir que la ira ha sido para él un hueso duro de roer.

Un día, Dan y su esposa, Becky, se perdieron en el centro de Denver, y él estaba enfurecido por las malas direcciones que ella le había dado. Las cosas se pusieron tan mal que Becky salió precipitadamente del carro y empezó a alejarse a paso ligero.

"¿Dónde crees que vas?" Dan gritó por la ventana. Becky respondió: "No me voy a sentar en el mismo carro que tú y darte el derecho de continuar pecando en contra mía." Luego ella abrió de golpe su teléfono celular y llamó al mejor amigo de Dan para que la vaya a recoger.

¡Oh, la humildad del momento! Es posible que usted tenga una o dos historias similares que contar. Nosotros las tenemos.

Eche una mirada al versículo de hoy. Si la ira es un problema en su matrimonio, le sugiero que lo memorice. Y si usted ha permitido que la ira contra su pareja se extienda a su familia, lo animo a pedir perdón a su pareja y a sus hijos.




More Devocional para Parejas Articles

Follow Crosswalk.com