;

Crosswalk.com aims to offer the most compelling biblically-based content to Christians on their walk with Jesus. Crosswalk.com is your online destination for all areas of Christian Living – faith, family, fun, and community. Each category is further divided into areas important to you and your Christian faith including Bible study, daily devotions, marriage, parenting, movie reviews, music, news, and more.

Intersection of Life and Faith

<< Devocional para Parejas

Relación de amor y odio - Devocional para Parejas - La semana del 11 de Junio

  • 2018 Jun 11
  • COMMENTS

Relación de amor y odio

por Bárbara Rainey

Lengua embustera, te encanta ofender con tus palabras.

Salmo 52:4, NVI

Ya había sido mamá unos seis años cuando empecé a experimentar una ira significativa. Y a medida que las presiones de la maternidad aumentaban y nuestros niños mayores estaban entrando a la adolescencia, comencé a enojarme más severamente y más a menudo. No era apropiado, y realmente se estaba transformando en un problema.

Un fin de semana del Día de Acción de Gracias, mi hijo de 13 años y yo nos enfrascamos en una fuerte discusión a causa de . . . algo. Ni siquiera recuerdo qué. Sólo recuerdo que no pude controlarlo a él, y no podía controlarmea mí misma. Durante años, yo había justificado mi ira diciendo que todos los días estaba muy cansada, exhausta. Ahora, por primera vez, me daba cuenta de que mi ira era más fuerte que yo. Ya no podía seguir justificando mi conducta.

Dennis fue parte de la solución. Al conversarlo y estuvimos de acuerdo que sería saludable que yo me aprovechara de un período de consejería. Al solicité ayuda, el Señor sensibilizó mi corazón un día ese verano con las palabras del Salmo 52. Cuando leí el cuarto versículo—el que aparece arriba—mis ojos se llenaron de lágrimas.

De repente supe que, en todos mis años en esta lucha, la única cosa que realmente odiaba de mi enojo era que no lo podía controlar. Sin embargo, en esos breves instantes de santa convicción, me di cuenta de que necesitaba odiar mi enojo simplemente porque era pecado. Antes, yo sólo había odiado lo que yo hacia (o no podía hacer) con mi enojo. Ahora, lo odiaba por lo que era.

Quizá aún estés racionalizando ciertos comportamientos dañinos, alegando que tienes derecho a eso. Tal vez, si profundizas un poco, como yo lo hice, podrías descubrir que te gusta el poder y el control que ese comportamiento te da.

Si tú eres así, ¿no crees que es tiempo de confesarlo (estar de acuerdo con la perspectiva de Dios) y tratarlo?



Archives

Follow Crosswalk.com